ANÁLISIS POLÍTICO Y SOCIAL, MANEJO DE CRISIS, MARKETING, COMUNICACIÓN Y ALTA DIRECCIÓN

Este es un espacio para conceptualizar, analizar, efectuar crítica y proponer estudios sobre política aplicada, marketing, comunicación, educación, métodos aplicados, alta dirección y proyectos sustentables. Contacto:baltasarhernandezgomez1@hotmail.com, baltasarhg@gmail.com

martes, 19 de abril de 2011

PRACTICIDAD POLÍTICA AL ESTILO FOUCHÉ. Algunas líneas del libro inédito de mi autoría Seducción Política...Las enseñanzas de Fouché.


IMPRIMIR FUERZA Y LUEGO MODERACIÓN: PARALIZACIÓN Y MOVILIZACIÓN DE ALIADOS O ADVERSARIOS
(Extracto del libro inédito de mi autoría Seducción política: las enseñanzas de Fouché)

Por Baltasar Hernández Gómez


Cuando Joseph Fouché fue enviado como contenedor político a la ciudad de Lyon, Francia, para dar cumplimiento a un decreto promulgado por la Convención Nacional (1), tuvo como consigna la destrucción de ese centro manufacturero del siglo XVIII. Sin embargo, en lugar de llegar con los jinetes del apocalipsis, prefirió imprimir un método de fuerza selectiva, pero sobre todo de tipo psicológico, porque supo que un discurso, un panfleto, una amenaza y una demostración de poder, era razón suficiente para que los individuos se paralizaran y cedieran ante las nuevas condiciones políticas de la Revolución.

Ante tanto exhorto para defender la pureza republicana, anticlerical, libertades civiles y la presumible riqueza de algunos sectores franceses Fouché tuvo que emplear en principio un método de fuerza con medidas ejemplares en tiempos revolucionarios. Sus acciones infundieron temor, pero en una sola exhibición, las cuales le permitieron fortalecer su poderío en Lyon (2) y, al unísono, su imagen en la ciudad capital, París.

Los saqueos y la destrucción de las propiedades industriales y habitacionales de Lyon fueron operados con el poderío de la movilización que producen las masas ávidas de cambios. Definitivamente este pasaje fue explicado por Fouché como un episodio que estuvo obligado a realizar, debido a las órdenes de los líderes revolucionarios, a fin de desmarcarse y asentar el sello de que dicha actuación no fue producto de sus deseos o intereses personales. Ante las multitudes francesas, diputados, líderes y funcionarios mostró su eficacia de cumplir y hacer cumplir los más altos preceptos de “libertad, igualdad y fraternidad” con hechos pragmáticos que nadie, hasta ese instante, utilizaba para afianzar la revolución frente a los intereses de la monarquía y la alta burguesía.

Pese al éxito momentáneo, Fouché detectó cambios imperceptibles en la composición de liderazgos en la convención francesa y supo que era momento de presentar otra faceta política: la moderación. Empezó a movilizarse en los espacios cercanos a políticos menos extremistas, como el caso de Dantón y promulgó edictos para transformar su fama de radical. Fouché se reinventó y apareció como político duro, leal a la causa, pero sobre todo pragmático y eficiente. Así pues, comenzó a suprimir batallones de ejecución, oponiéndose a los partidarios de la guillotina y del fusilamiento, pues con ello -insistió- se acabaría con el remolino de incertidumbre, desconfianza, separatismo y caos.

El viraje a la moderación provocó la suma de empatías de muchos convencionistas de París y también de los aterrorizados ciudadanos de Lyon, que observaron el cambio de Fouché como una bendición -tardía, pero reconfortante-. En contrapartida, los revolucionarios lo acusaron de traición a la causa, carente de energía y de estar retardando los intereses de Francia. Después de todo, el político logró fama, prestigio y situarse en un lugar preponderante en la mente de los detentadores de poder.

Las facetas de fuerza y moderación utilizadas por Fouché en el ejercicio de la realpolitik sirvieron, en momentos de conveniencia, pues desde el punto de vista maquiaveliano esto no resulta malo o bueno, porque sólo es un procedimiento de control y ajuste en la aplicación de acciones que resuelvan brotes de insubordinación.

En la actualidad el término fuerza no debe ser empleado como vía primaria para la obtención y robustecimiento de los niveles de poder político. Al contrario, éste debe ser traducido en estrategias consolidadas que hagan sentir contundencia en la toma de decisiones, las cuales deben alejarse de excesos. El ejercicio del poder es, sobre todo, una mixtura equilibrada de programas que otorguen autoridad, a fin de que se establezca la idea en el tejido social de estar concretando bienestar general sin distingos ni variaciones.

Cumplimiento de la ley, acercamiento orgánico con las bases sociales y movimientos inmediatos darán efectividad a quienes participan en el terreno práctico de hacer política. Fouché subraya que no tiene que existir parálisis al ejecutar una acción de poder, pues se caería en la ineficacia, retardamiento o pérdida de oportunidades. Nada puede surgir de la vacilación provocada al discernir si algo es ético o moral (conforme el rasero valorativo en boga) y sí por el contrario, hacer perdurar el pensamiento de si es correcto o incorrecto para los fines políticos.

La lección -si así queda determinada- aplica para la concreción de planes revolucionarios o para la operación de políticas de preservación de una estructura liberal, conservadora o de transición. Lo primero es definir claramente el proyecto de municipio, estado o nación que se requiere. B.H.G. Ω.

Notas a pie de página:

(1) El manifiesto fue firmado por la Convención Revolucionaria Francesa, decretándose una sentencia de “destrucción” para la ciudad de Lyon: ruina material de edificios, casas y lugares públicos; desarme de las fuerzas del orden y ciudadanía atrincherada; confiscación de las riquezas de los ricos y muerte masiva de contrarrevolucionarios.

(2) De acuerdo a Nicolás Maquiavelo, cuando un Príncipe haga uso de la violencia, ésta debe realizarse en forma contundente, en una sola manifestación, a fin de que no se le catalogue como político perverso, que disfruta la desgracia ajena. La violencia debe ser ejecutada en forma eficaz y ser ejemplo en una sola exposición.

Etiquetas: , , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal