ANÁLISIS POLÍTICO Y SOCIAL, MANEJO DE CRISIS, MARKETING, COMUNICACIÓN Y ALTA DIRECCIÓN

Este es un espacio para conceptualizar, analizar, efectuar crítica y proponer estudios sobre política aplicada, marketing, comunicación, educación, métodos aplicados, alta dirección y proyectos sustentables. Contacto:baltasarhernandezgomez1@hotmail.com, baltasarhg@gmail.com

viernes, 8 de abril de 2011

CONSTRUIR UN GOBIERNO EFICAZ Y COMUNICANTE. Caso del estado de Guerrero, México.


AHORA VIENE LO BUENO PARA EL ESTADO DE GUERRERO, MÉXICO.
Abril 2011.
Por Baltasar Hernández Gómez.


Pese a que los emisarios del pragmatismo político afirman que sólo con el derrame de dinero se ganan campañas electorales y se soportan acciones de gobierno, estoy convencido que el factor humano, personal y la capacidad organizativa que contemple competencias, habilidades, sinceridad, proyecto definido y creatividad son los que verdaderamente captan y refuerzan la voluntad de la sociedad. La llegada de Ángel Aguirre Rivero (AAR) al gobierno del estado de Guerrero [1 de abril de 2011)] trae consigo esperanzas renovadas, espíritu emprendedor y entusiasmo colectivo para trabajar en tareas específicas que abatan el rezago social y económico de los surianos. Los cinco ejes rectores explicados por el nuevo mandatario, desde su campaña, no fueron los que cautivaron la psique y apoyo de los guerrerenses, sino principalmente la contundencia de la imagen y estilo incluyente que ha desarrollado AAR durante su trayectoria de vida. Por esto resulta prometedor que en los próximos 55 meses exista la posibilidad histórica para efectuar cambios sustanciales en las formas y contenidos del arte-técnica-ciencia de ejercer el poder con un perfil popular, que no populista, el cual penetre favorablemente el destino común de tres millones 388 mil habitantes.

Mientras que el candidato priista que contendió a la gubernatura, Manuel Añorve Baños, concentró baterías político/electorales negativas hacia la coalición encabezada por AAR, atrayendo aspectos repudiables de la llamada guerra sucia y propaganda negra, el actual gobernador constitucional recorrió las siete regiones de la entidad impulsando propuestas sustentables para avanzar por la ruta del crecimiento sostenido en los rubros de desarrollo económico, seguridad, servicios públicos, atención a grupos vulnerables, educación, becas, salud y cultura. El carisma y las razones de peso de AAR vencieron a los personajes más intolerantes del PRI y arrancaron el voto mayoritario de la mayoría. Con esta muestra de altura política la entidad se apartó, años luz, de los claroscuros zeferinistas y administraciones estatales del pasado.

Desde el primer día como gobernante, AAR no desenvainó la espada vengadora. No dio muestra de ser capitán de una cacería de brujas ni verdugo de la inquisición. Evitó mencionar el ayer como fundamento para gobernar a futuro. El discurso del gobernador está centrado en reivindicar -una y otra vez- los programas y acciones para sacar a Guerrero del atraso que tanto lacera a la ciudadanía de centros urbanos, suburbanos y rurales. El revanchismo sin ton ni son y la persecución fueron dejados al escrutinio y revisión objetiva de la supuesta labor del sexenio que acaba de terminar su encargo. Ya se verá, como dicen los empíricos-positivistas, más temprano que tarde, la evaluación técnica que realicen los despachos públicos y privados de auditores. El juicio político de la sociedad ya fue emitido y es, a todas luces, de señalamiento y crítica en contra de Zeferino Torreblanca y sus acompañantes.

Ante una sociedad anhelante de cambios, en su toma de posesión AAR insistió sobre la importancia de la concreción de obras públicas que impriman mejores grados de bienestar; eficientación en procuración de justicia; coordinación de esfuerzos para atraer y vincular planes productivos; apoyos a grupos indígenas, amas de casa, estudiantes, prestadores de servicios, senectos y profesionistas. Así pues, desde su llegada atrajo la certeza para visualizar un escenario de compromiso y responsabilidad con la intervención de todos los sectores sociales, económicos y políticos.

Sin embargo, las prospectivas deben aterrizar, a fin de definir una visión práctica de convertir lo macro en micro. Por tal razón, desde mi posición de observador y analista, formulo algunos vectores que pueden coadyuvar a que la sociedad aprecie en toda su magnitud las tareas que emprenderá el gobernador AAR. Dichas líneas tienen que ver con los requerimientos más sensibles e inmediatos de la población, que están situados en el cuadrante de solución, desde lo más simple, pero no por ello carente de validez global:

1.- El transporte público concesionado.
Tiene que haber una clara y contundente readecuación del transporte colectivo en Guerrero, con el propósito de erradicar los agravios acumulados por los ciudadanos de a pie, automovilistas, visitantes, empresarios y la indiferencia hacia las instancias gubernamentales. Es indiscutible que se debe normar este rubro, pues en el ambiente persisten fobias fundadas, enconos arraigados y saldos pendientes por una infinidad de ofensas, muertes, atropellamientos con lesiones, bloqueos, tardanzas laborales y accidentes de todo tipo que han perjudicado la dinámica social en los 81 municipios que integran al estado y por tanto es imprescindible que haya innovación, hoy y ahora. Proponérselo, planificarlo y llevarlo a cabo sería un primer “boom” del gobierno aguirrista.

Es innegable que los guerrerenses observan unidades del transporte concesionado contaminantes (por emisión de bióxido de carbono, música estridente, luces de neón, etc.), rotulados sin acato a reglamentos, operadores insolentes y sin preparación, contubernios con las autoridades de verificación y tránsito, que provocan congestionamientos viales y una sinfín de muertes, asaltos, llegadas tarde al trabajo, entre otros ultrajes. Por lo mismo, AAR debe girar instrucciones precisas y estar muy al pendiente de lo que pasa en el estado, a fin de resolver dicha problemática y devolver con ello armonía a la convivencia societal.

2.- Coordinación interinstitucional.
El área denominada Guerrero Cumple es el primer esfuerzo integrador del nuevo gobierno para atender las necesidades, quejas y propuestas de la ciudadanía y por ello tiene que ser uno de los centros neurálgicos de la administración estatal, a efecto de que la gente se sienta atendida y cercana con AAR. Para ello es indispensable que exista una coordinación entre todas y cada una de las instancias estratégicas y operativas no solamente en Chilpancingo, sino en las siete regiones del estado, con el propósito de recibir, procesar y vincular los recursos óptimos para otorgar solución a conflictos y ofrecer respuestas a la demanda social.

El enlace entre secretarías, congreso, municipios, comisarías, dependencias federales, organismos civiles, asociaciones ciudadanas dentro y fuera de Guerrero es elemento primordial para que Guerrero Cumple no sea una oficina de denuncia y archivo, sino la vía concentradora para sistematizar métodos y procedimientos que hagan llegar a la sociedad los alicientes y satisfactores necesarios que empiecen a elevar sus niveles de vida. Luego entonces, las instituciones guerrerenses tienen que actuar y estar al pendiente a través de un esquema organizador de llegada-salida de peticiones, sugerencias y solicitudes, a efecto de que haya respuestas oportunas, que se sientan y perciban.

A esto se debe aunar la capacidad de conexión de esta coordinación, para que todas las áreas gubernamentales estén enteradas y con posibilidades de brindar asesoría y recursos materiales, humanos y técnicos para alcanzar un estadio de trabajo continuo con las comunidades urbanas y rurales del estado. Por tanto, es imperativo que se recepten, sistematicen, procesen y radiquen las peticiones sociales, con la finalidad de contestar con hechos y no palabras a las expectativas de un estado necesitado de cosas buenas en su entorno.

El cumplimiento, supervisión y evaluación de las tareas será el fundamento que dé continuidad retroalimentadora a este programa, que seguramente traerá resultados positivos al gobierno de AAR, pero sobre todo que vaya en el sentido de beneficiar en lo real-concreto a los sectores sociales que todavía carecen de bienes y servicios.

3.- Comunicar, comunicar y comunicar más.
La escuela anglosajona ha establecido que hacer política es saber comunicar y esta es la base para que los gobernantes puedan establecer una relación de legitimidad con la sociedad. En los últimos años los gobiernos estatales no pudieron ni quisieron desplegar una táctica integral de contacto directo con la ciudadanía y en lugar de ello se limitaron a distribuir boletines informativos y spots promocionales de lo que el Ejecutivo quería que se supiera. Hubo, eso sí, una saturación de anuncios audiovisuales e impresos plagados de textos alejados de la realidad que no dijeron nada sobre los resultados, pues estos estuvieron consignados en actividades administrativas y tramitología que no impactaron en el bolsillo y ambiente de vida de las familias guerrerenses.

Sumado a lo anterior, los gobiernos anteriores desarrollaron autismo comunicacional, es decir, no escuchaba ni aceptaba sugerencias, reclamos, críticas fundadas, pero sobre todo, los ecos de una realidad lacerante para la mayoría de los sectores sociales, políticos y económicos de la entidad. Oídos sordos, ojos con hipermetropía, bocas mudas fueron coronados con una piel muy sensible que se limitó a desdeñar las voces societales. Por lo mismo, el gobierno se disoció de la plataforma ciudadana, cayendo en la vorágine de inactividad, que centró su visión en demagogia y complicidades.

El gobierno de AAR tiene que permutar esta debilidad en oportunidad para acercarse a la gente. Comunicar debe ser eje sustantivo para el apuntalamiento de las tareas gubernativas que conlleven a expresar primero y luego tomar tierra los planes que cambien el estado actual de cosas por las cuales cientos de miles de ciudadanos optaron conscientemente por evitar la llegada del priismo más autoritario y verticalista, a través de una alternativa unificada de fuerzas más progresistas.

La comunicación del gobierno del estado no debe surgir desde la oficina de comunicación social, sino de un despacho que posea la capacidad de integrar datos y resultados institucionales, con la finalidad de verter en la sociedad los logros, paso a paso, del ejercicio administrativo, político, económico, humano y cultural. No debe continuar la perspectiva de ser más reactivo que propositivo, pues se caería en el enfrentamiento permanente con medios de comunicación, grupos de presión, partidos políticos inconformes, ONG´s y asociaciones de profesionistas, intelectuales, académicos o corporaciones federales. El golpeteo resulta innecesario y desgastante, por lo cual tiene que activarse una estrategia de comunicar lo que se realiza sin caer en saturaciones.

Enlisto algunos puntos cardinales para que sean tomados en cuenta: 1) El gobernador no debe salir a contestar para “justificar” trascendidos o críticas sin soporte ni mucho menos “remediar” equívocos u opiniones de colaboradores; 2) Las dependencias y sus titulares no tienen que salir a la luz pública tratando de minimizar a otros y mucho menos “brillar” con una intensidad tal que opaque al Ejecutivo; 3) Los funcionarios deben dejar a un lado liderazgos o consignas de grupo, para trabajar de manera institucional; 4) El equipo de AAR tiene que coordinar todo asunto que se vaya a transmitir sin caer en contradicciones y mucho menos inducir ataques difíciles de “reparar”; 5) Evitar al máximo agendas creadas por opositores o caer en entrevistas “banqueteras” que desvirtúen posturas, y 6) Mostrar propuestas y no reacciones negativas ante un evento nuevo o de difícil solución cortoplacista.

4.- Un gobernador a la mano y con capacidad de gestión y solución.
El mandatario no debe ocupar un porcentaje significativo de su tiempo y espacio en el encierro administrativo, sino ser proactivo en los 81 municipios de la entidad. Estar cercano a la gente es ponerse “a la mano”, captar atención, empatía y mayor fuerza. Que la sociedad guerrerense vea y sienta que su gobernante está presente es plus para que los programas y actividades se lleven a cabo con eficacia y teniendo un efecto positivo en la percepción que luego se traduzca en apoyo solidificado en los cuatro años y siete meses de gestión.

El gobernador debe propagar una imagen fresca, de intercambio social, preocupado por la situación prevaleciente en cada región de Guerrero y al mismo tiempo trasladar este esquema a todos y cada uno de los funcionarios públicos. No se vale interpretar y dar puntos de vista de lo “que quiso decir” AAR, sino comunicar sabiendo los propósitos, objetivos y alcances del gobernador, para no tergiversar datos, poniendo en predicamento la estrategia gubernamental. Todos, en forma entrelazada, a las calles, colonias, ciudades y comunidades, para que las personas observen un trabajo que aumente confianza y certidumbre en que el nuevo gobierno está encaminado a proporcionar beneficios tangibles.

A manera de colofón insisto que el gobernador debe estar visible sin comprometerse con ofertas que en el corto y mediano plazo no sean realizables. Escuchar y no decir más de lo que se pueda. Ofrecer soluciones específicas y remitir necesidades para su pronta solución, que no queden en cajones de escritorio. Finalmente, debe insertarse amablemente en los hogares por medio de un marketing institucional que imprima cercanía y no haya descrédito ni alejamiento por hartazgo.

P.D.
Cuando la violencia llega a la puerta y se presenta de frente, de carne y hueso, no hay teorizaciones. Sufrí en vivo y a todo color la violencia del robo. Unámonos y hagamos una y mil acciones para devolver la dignidad y seguridad a nuestra ciudad, estado y nación ¡Ya! No por mí, sino por todos. La patria y el mundo necesitan de nosotros. B.H.G. Ω

Etiquetas: , , , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal