ANÁLISIS POLÍTICO Y SOCIAL, MANEJO DE CRISIS, MARKETING, COMUNICACIÓN Y ALTA DIRECCIÓN

Este es un espacio para conceptualizar, analizar, efectuar crítica y proponer estudios sobre política aplicada, marketing, comunicación, educación, métodos aplicados, alta dirección y proyectos sustentables. Contacto:baltasarhernandezgomez1@hotmail.com, baltasarhg@gmail.com

martes, 12 de abril de 2011

POR QUÉ LA INMOVILIDAD SOCIAL FRENTE A LA VIOLENCIA


¿POR QUÉ LA INMOVILIDAD FRENTE A LA VIOLENCIA?
*Enajenación posmoderna frente a actos violentos*
*Homo Videns y realidad*
La violencia rompe el tejido social*
*¿Cuántos muertos más somos capaces de aguantar?*
*La Generación Omega*

Por Baltasar Hernández Gómez


Cuando se observan cuerpos mutilados, robos, secuestros o decapitaciones, el homo videns, es decir, la mujer y el hombre que ve, oye y forja opinión sobre la realidad a través de los medios masivos de comunicación sin que haya aparición de sensibilidad y racionalidad, piensa que la violencia animalesca producida por las instituciones del Estado mexicano y el crimen organizado no le pertenece. Para ellos lo que ocurre no le es propio, le es ajeno porque en su percepción enajenada solamente “afecta a los otros”.

Desde hace un decenio y cada vez con mayor magnitud, la apreciación social ha sido convertida en un flash ininterrumpido de imágenes terroríficas, sonidos estruendosos y relatos macabros sobre la desaparición, muerte, violación o asalto a niños, jóvenes, adultos, personas de la tercera edad, funcionarios públicos, policías y miembros de las fuerzas armadas. La capacidad de asombro parece haberse borrado del pensamiento ciudadano, para dar paso a un recuento inagotable de crónicas fatídicas, donde no importa la pérdida física, material o la certeza de vivir para quienes permanecen de pie, porque lo único “relevante” es conocer el grado de salvajismo con el que asesinan las fuerzas provenientes de los recovecos más oscuros del espíritu humano.

Cuando le toca al amigo del amigo de un conocido, no pasa nada. Cuando el muerto no es de la parentela, no hay muestras de solidaridad. Cuando se incendia, roba o destruye la casa o negocio de alguien que está más allá del perímetro vecinal, tampoco sucede nada. Cuando el descuartizado no es conocido, sólo se alcanza a musitar u oír “pobre, ni modo”. Así de insoportable es vivir como parte de la Generación Omega *, que no sufre ni se acongoja mientras el terror no toque los linderos personales (familia, amistad, relaciones laborales, etc.). Los cinco sentidos ya no son el parámetro para sentir y hacerse sentir en esta realidad que se exterioriza como surrealista, pero que resulta infamemente realista, pues las fibras sensibles han sido permutadas en amasijos de desapego.

Bajo esta consideración el cuerpo societal es metamorfoseado en masa que adopta la idea “si yo, mi familia y amistades no han sufrido una acción criminal, que el mundo ruede”. Sin embargo, ninguna persona, familia, empresa pública o privada puede estar seguro de poseer blindaje, porque más temprano que tarde (sin que esto sea una premonición o deseo) se verá enfrentado a situaciones de violencia, debido al estado de cosas prevalecientes en el país.

El recuento oficial de 40 mil muertes derivadas de la llamada guerra contra el crimen organizado (cifras proporcionadas por las instituciones mexicanas en el periodo 2006-2011) no es vitrina fiable para registrar los cientos de miles de atracos, desapariciones, violaciones y muertes. Hay una completa desolación en millones de mexicanos que ven volar helicópteros, transitar tanques artillados, patrullas policiacas, convoyes militares y spots propagandísticos, pero que en su vida cotidiana enfrentan la violencia intimidatoria de gente armada o en actitud por demás beligerante.

En suma cuenta todos nos hemos vuelto sospechosos. Al voltear, al acercarse y al convivir con los demás, la constante de pensamiento es ¿Quién es? ¿A qué se dedicará? ¿Seré la próxima víctima? Entre pandemias virales y crímenes hemos vivido los mexicanos en los últimos 4 años, reduciéndose al mínimo las áreas de relaciones humanas, profesionales y laborales, ya que nadie está seguro “de los otros”. La vida diaria es un traslado de la casa a la escuela y al trabajo. Las salidas de recreación son rápidas y con los ojos bien abiertos para no caer en ningún nicho de violencia. Los autos, los bolsos, la casa, el dinero, las tarjetas de crédito o débito, las pertenencias y los hijos menores son “pertenencias” que están siendo resguardadas hasta con las uñas, para que no sean arrebatadas por el horror que producen los grupos delincuenciales.

Aún con amuletos, oraciones a San Judas Tadeo, crucifijos bendecidos o con el ánimo hinchado por recomendaciones positivas de decenas de iglesias cristianas, budistas o mahometanas, la violencia en México persiste y va en aumento. No hay a la vista virajes, readecuaciones, acuerdos ni acciones comunes para detener de una vez y por todas el clima de violencia generalizada. Los códigos de honor, las zonas protegidas, las treguas o la reconciliación de intereses no aparecen por ninguna parte. La guerra oficialista, los balazos, granadazos y asesinatos son vistas, hasta cierto punto como “naturales”, que nos refunden en el caos más espeluznante.

¿Cuánto años más? Los siete u ocho que pronosticó en la primera semana del mes de abril/2011el secretario de seguridad federal, Genaro García Luna, frente a representantes mundiales en una cumbre de análisis. No sé a ciencia cierta cuántos años más, pero sí es indiscutible que tiene que suscitarse algo por parte de las autoridades para frenar la ola de terror impuesta por la lucha contra el crimen organizado y al mismo tiempo una lucha social de carácter amplio.

La pregunta es clara ¿Nosotros? Hasta ahora sólo ha existido la llana emisión de condolencias y frases de solidaridad alejada, pero hasta ahí. Es necesario ir pensando que “los otros” no lo son tanto, en virtud de que nadie sabe cuándo el taladrar de un arma, retén, robo, secuestro o asesinato aparecerá adentro del ámbito personal o familiar. Dejemos de autolimitarnos lanzando únicamente epítetos contra “los malos”. Abandonemos las muestras de solidaridad lejana a Marisela Escobedo, Javier Sicilia, Miranda Wallace, Martí y a los miles y miles de víctimas de la violencia, porque es hora de hacer algo -mucho- que trascienda el instante de morbo o preocupación en que abrimos un diario, revista o que estamos frente a la información proporcionada por noticiarios radiofónicos y televisivos.

Hay que dejar atrás la crítica de sobremesa y convocar y unirnos a marchas, plantones y exigencias, porque si todavía nos queda algo de humanidad es imprescindible cambiar la brutalidad reinante. De cualquier manera si no hacemos algo que verdaderamente traspase los bordes impersonales nos tocará padecer algo negativo. Es mejor hacer y no permanecer impávidos. ¿Comenzamos? ¿Quién se une?............................B.H.G. Ω

* La Generación Omega es un término acuñado por el que escribe, para tratar de diferenciar el modo de pensamiento y vida prevaleciente en los albores del tercer milenio de la denominada “Generación X” de la década de los noventa del siglo XX que, según sociólogos norteamericanos, estaba compuesta por jóvenes tecnócratas sin definiciones culturales o apegos sociales.

Etiquetas: , , , , , ,

2 comentarios:

A las 16 de abril de 2011, 10:00 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Buenas tardes desde Colombia

Su radiografía de la violencia es exactamente igual que la de acá, con el agravante que la violencia parece aumentar cada vez en mayor proporción en las grandes ciudades colombianas.

Vivo en Bogotá, y las estadísticas oficiales de aumento de hurtos a residencias, atracos y extorsiones son escandalosas. Hace poco el gobierno Distrital se vanagloriaba por haber reducido el indice de homicidios en el primer trimestre del año que pasó de 399 a 364 respecto al primer trimestre del 2010!!. Esa es la cifra de homicidios de un año en un país decente. Nunca de una sola ciudad y en un solo trimestre.

Pero nos conformamos con eso, mientras los hurtos y la intimidación se tecnifican y adquieren terribles proporciones. Tiene mucha razón al argumentar que mientras no me toque el problema de la violencia, o a algún familiar o amigo cercano no me importa. Pero eso cada vez sucede menos y aun así nos toque poco podemos hacer. Razón tenia Carlos Rangel cuando escribía que es característica nuestra (latinoamericana)la individualidad extrema. no sentirnos parte de un historia colectiva o parte de un "todo" como grupo, razón para defender nuestro egoísmo.

Hace poco asistía a una conferencia impartida por mi universidad, donde un conferencista de estos sujetos ingenuos que pregonan la sonrisa a pesar de la adversidad, concluía que "debemos sentirnos bien y tener una sonrisa para que el mundo este bien". Tamaña ingenuidad. En vez de invitarnos a tomar acciones concretas "para que el mundo este bien". Pero eso hace parte de nuestra era, un individualismo feroz que nos hace perder de vista, que Latinoamérica esta mal y cada vez estará peor.

Simón Patiño Montoya

 
A las 16 de abril de 2011, 16:23 , Blogger Baltasar Hernández Gómez ha dicho...

Estamos en la misma dinámica de conceptuqalización del grave problema que nos aqueja, respecto a la violencia.

Nos queda mucho por hacer.

Atte.
B.H.G.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal