ANÁLISIS POLÍTICO Y SOCIAL, MANEJO DE CRISIS, MARKETING, COMUNICACIÓN Y ALTA DIRECCIÓN

Este es un espacio para conceptualizar, analizar, efectuar crítica y proponer estudios sobre política aplicada, marketing, comunicación, educación, métodos aplicados, alta dirección y proyectos sustentables. Contacto:baltasarhernandezgomez1@hotmail.com, baltasarhg@gmail.com

domingo, 5 de diciembre de 2010

QUÉ PASARÁ CON MANUEL AÑORVE BAÑOS CUANDO PIERDA LA CONTIENDA ELECTORAL EN GUERRERO 2011.


QUÉ PASARÁ CON MANUEL AÑORVE BAÑOS SI NO GANA
LA GUBERNATURA DEL ESTADO DE GUERRERO, MÉXICO
[Dos escenarios políticos para 2011]
Por Baltasar Hernández Gómez


En la antigüedad brujos, chamanes, sacerdotes gobernantes y pensadores dedicaban mucho de su tiempo a pronosticar destinos por medio de la invocación a dioses o la asistencia a oráculos, para tener cerca a los poderosos o alcanzar una posición hegemónica. Muchos de ellos consumían sustancias alucinógenas, usaban instrumentos de adivinación o visualización de fenómenos naturales, con el objeto de adelantarse a sus tiempos, haciendo creer que poseían dones proféticos. Lo que hoy nos parece risible no lo es tanto, ya que desafortunadamente aún persisten políticos, candidatos, comunicadores, funcionarios, empresarios, artistas y oportunistas que practican formas extrañas de predicción social sin objetividad, lanzando vaticinios que son vendidos al público como panacea para transitar hacia futuros supuestamente realizables.

En ciencia política la proyección no está basada en esferas de cristal, cábalas, caracoles, huesos, cartas o movimientos prestidigitadores, sino en la teoría de escenarios, que representa una matriz de análisis prospectivo que integra un cuerpo conformado por tendencias, consecución de eventos y situaciones deseables (en los planos ideal, neutral, óptimo y catastrófico). Un escenario es definido como un conjunto de descripciones y clasificaciones del presente, que está atento al desenvolvimiento de hechos y actores en progresión, lo cual permite avizorar la situación de origen, su desarrollo y posibles desenlaces.

La teoría de escenarios no se basa en elucubraciones, como las que lanzan decenas de columnistas, articulistas, comentaristas o personas que juegan a ser gurús intelectuales, sino en la sistematización de información precisa sobre el ambiente social, comportamientos organizacionales, mensajes, historia reciente, contenidos ideológicos y pragmáticos de instituciones o personajes de la esfera pública o privada. Con los escenarios pueden armarse decisiones estratégicas para solventar desequilibrios en una coyuntura determinada.

Los escenarios son unidades metodológicas que facilitan el análisis sociopolítico y económico con miras al pronóstico a corto y mediano, lo cual genera reducción de grados de incertidumbre, para la determinación de planteamientos de una o varias alternativas de sucesiones. Los escenarios delimitan las perturbaciones generadas por inestabilidad en medio de las acciones que suceden en la cotidianeidad, facilitando la previsión y orientación para la conformación de tácticas exitosas para la puesta en marcha de políticas públicas y/o privadas.

En el caso del estado de Guerrero, la candidatura de Manuel Añorve Baños al gobierno de la entidad no cuenta con los sustentos sociales necesarios para alcanzar éxito a toda prueba, toda vez que los roles y resultados prácticos desplegados durante su trayectoria burocrática/política han dejado ver impericia, ineficacia, deshonestidad y mentira. Aún con las altas cargas de presupuestos públicos y privados que se aplican a su mercadotecnia electoral, que a menos de un mes de campaña rebasan visiblemente los topes autorizados por el IEEG, no se vislumbra más que la captación de votos duros del priismo tradicional y de personajes oportunistas que desean perpetuar sus canonjías personales o de grupo, a través de la continuidad.

Analizando los hechos ocurridos durante el corto periodo gubernamental de Añorve Baños en Acapulco [un año y siete meses], precampaña, campaña oficial y de los grupos y personajes que lo apoyan, me permito proveer dos escenarios, en caso de que perdiera la gubernatura de Guerrero:

Escenario 1:
La vuelta a Acapulco.


Al perder la gubernatura Manuel Añorve Baños regresará al Ayuntamiento de Acapulco con una carga mayor de culpabilidad y desazón, toda vez que no cumplió con las expectativas generadas por él mismo frente a sus propulsores y la sociedad en Guerrero.

Buscará cerrar filas para que los manejos financieros se vayan sustentando de manera legal, con el propósito de evitar señalamientos u observaciones por parte de la nueva administración estatal y/o la Auditoría General del Estado. Habrá un distanciamiento visible de sus correligionarios a nivel regional y nacional, pues su fracaso comprobará que nunca tuvo la suficiencia política para alcanzar el poder en la entidad ni estructurar un grupo propio y consolidado para hacer frente a los problemas que se presenten durante el tiempo que esté al frente del gobierno de Acapulco.

Se verá forzado a gobernar un poco más cercano a la sociedad, privilegiando hechos que sean observables, principalmente en los enclaves priistas, a efecto de mantener cierta presencia que lo aproxime a una diputación federal por la vía plurinominal, si es que el CEN del PRI o sus actuales promotores todavía observan en él algo de capital político, más allá del alcanzado con el refuerzo de las estructuras territoriales de su partido, que le dieron impulso y movilidad coyuntural. Sin embargo, sus baterías estarán dirigidas al fortalecimiento de su representatividad en Acapulco, a fin de que mantenga -aunque sea- una porción de legitimidad social, para tener operatividad gubernamental sin contratiempos infranqueables.

Enfrentará el alejamiento de los clanes guerrerenses de poder político y económico, ya que estos van a acercarse con el nuevo gobernador, a fin de emplazar negociaciones de tipo administrativo, de contratos de bienes y servicios, así como reacomodos en la administración estatal y programas sociales y políticos en beneficio de sus intereses. No le quedarán argumentos mediáticos de peso, porque tendrá la urgencia y obligación -por supervivencia elemental- de hacer obras y servicios tangibles, que sean percibidos por la sociedad acapulqueña.

El margen será excesivamente reducido, debido al endeudamiento del gobierno municipal y a la peligrosa pérdida de credibilidad. Habrá reacomodos en el gasto corriente del Ayuntamiento, comprimiendo los rubros de propaganda y promoción personal e institucional en empresas de publicidad y medios masivos de comunicación. Esto lo dejará en desamparo, debido a que ha basado su efectividad en el marketing político.

Muchos colaboradores se aferrarán al puesto público, tratando de obtener el máximo de dividendos económicos. Otros, de manera simultánea, trasladarán –paulatinamente- apoyos hacia otros políticos que tengan posibilidad de obtener en 2012 una posición de poder, o bien, se unirán al equipo del gobernador, si es que todavía hay cabida. Lo anterior, hará que Manuel Añorve Baños pierda fuerza y capacidad para mantener a flote el establishment municipal.

En el plano psicológico, Manuel Añorve Baños incrementará su perfil de neurosis, lo cual aumentará actitudes de megalomanía, soberbia, delirios de persecución y altanería frente a colaboradores y ciudadanía en general.

Escenario 2:
Ceñirse o alejarse más al nuevo gobernador y PRI.


Cabe resaltar que con el actual gobernador de Guerrero, Carlos Zeferino Torreblanca Galindo, Manuel Añorve Baños pudo transformar el ambiente hostil que existía entre ambos, toda vez que antes de 2008 no solamente hubo enfrentamientos verbales y hasta físicos, sino una clara política de persecución, que llegó a instancias de procuración de justicia; readecuándolo hacia una relación de colaboración e intercambio de ponderaciones.

No obstante de que consiguió cambiar una amenaza en oportunidad, Manuel Añorve Baños tendrá el difícil reto de que Ángel Aguirre Rivero minimice u olvide profundos agravios familiares, personales, políticos y de pactos incumplidos, pero sobre todo que pueda seguir gobernando en Acapulco sin presiones que lo lleven a un contexto extremo de ingobernabilidad. Aunque Ángel Aguirre ha declarado en entrevista con el diario La Jornada Guerrero que posiblemente haya un “reencuentro”, esto es apreciado como una situación sumamente espinosa, ya que el rompimiento unilateral de Manuel Añorve Baños abrió heridas que hasta el momento se ven insuperables.

Es evidente que la ineptitud, ignorancia o bajo desempeño son factores que pueden -en determinada circunstancia- ser olvidados, pero la deslealtad nunca, porque como señala el refrán popular “Perro que muerde una vez, muerde siempre”. En clara posición de desventaja se encontrará Manuel Añorve Baños, ya que en su trayectoria burocrática y política estuvo siempre protegido por Ángel Aguirre Rivero y por sus ansias políticas tiró a la cañería años de convivencia. Después del 1 de abril de 2011, tras meses de relaciones interrumpidas en forma abrupta por Manuel Añorve Baños, el acercamiento con el gobernador será casi imposible, pues en la conquista de la candidatura del PRI, sembró tempestades políticas y personales de gran calado, difíciles que se zanjen.

Más allá de la colaboración institucional que debe existir entre los órdenes de gobierno los vínculos entre ambos políticos no será óptima y mucho menos funcional, toda vez que Manuel Añorve Baños durante su campaña estuvo enfocado a lanzar ofensas y acusaciones sin fundamento para perjudicar a Ángel Aguirre Rivero y su equipo de trabajo. Habrá un contacto estrictamente institucional, enmarcado en sequedad, presión y poca consideración hacia su labor, porque Manuel Añorve Baños quedará como un político amoral, cuyo motor interno es el beneficio personal y grupal.

Acapulco será zona de guerra de baja intensidad, que el gobernador Ángel Aguirre Rivero tratará de conquistar para situarse en la preferencia de la ciudadanía y no facilitar ningún tipo de recuperación a Manuel Añorve Baños, con miras a reposicionar influencia para sí en la región con mayor peso económico y social de Guerrero, de los partidos coaligados en su campaña y ciertos políticos priistas que le puedan generar dividendos durante su sexenio.

Manuel Añorve Baños podrá tener una “tabla de salvación” si Manlio Fabio Beltrones, Beatriz Paredes o Enrique Peña Nieto lo resguardan en 2012 o antes, por medio de un cargo público, en el supuesto de que el actual gobernador del estado de México alcance la presidencia de la República y sus actuales promotores priistas agencien posiciones de poder. Sin embargo, Peña Nieto sigue siendo amigo de Ángel Aguirre Rivero y es poco factible que continúe solventando a un político apabullado y a la baja como lo es el actual candidato del PRI a la gubernatura de Guerrero.

Lo que se avizora por parte de Peña Nieto es que tienda puentes de coexistencia con Ángel Aguirre Rivero, quien será un gobernador con una amplia base social, que regirá los destinos de una entidad caracterizada por conflictos ancestrales que pueden ser perjudiciales para los planes nacionales de desarrollo y que además está muy cercana al Distrito Federal y a enclaves con presencia activa del PRD.

En ambos escenarios será muy recomendable que Manuel Añorve Baños prepare un pool de especialistas en contaduría, auditoría fiscal, derecho penal y marketing, para que tenga posibilidades de defenderse en el plano legal y mediático, pues se generarán una serie de acusaciones formales en su contra, originadas por sus actuaciones pasadas y por su desempeño en la presente administración municipal. B.H.G. Ω

Etiquetas: , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal