ANÁLISIS POLÍTICO Y SOCIAL, MANEJO DE CRISIS, MARKETING, COMUNICACIÓN Y ALTA DIRECCIÓN

Este es un espacio para conceptualizar, analizar, efectuar crítica y proponer estudios sobre política aplicada, marketing, comunicación, educación, métodos aplicados, alta dirección y proyectos sustentables. Contacto:baltasarhernandezgomez1@hotmail.com, baltasarhg@gmail.com

martes, 7 de septiembre de 2010

LA IMPORTANCIA DEL LIDERAZGO


LA IMPORTANCIA DEL LIDERAZGO
(Primer acercamiento)
Por Baltasar Hernández Gómez


El análisis, tratamiento y aplicación del LIDERAZGO es relativamente contemporáneo y por lo mismo no es una cuestión finiquitada, toda vez que su tratamiento ha sido explotado muy en particular por la administración y en disciplinas científicas sociales y políticas, sin llegar a conclusiones definitivas como ocurre en las ciencias exactas. Así pues, el LIDERAZGO no puede ser concebido y mucho menos ejecutado a través de dogmas, sino con la estructuración de modelos confiables para llevarlo a la praxis con una visión interdisciplinaria.

En principio de cuentas el LIDERAZGO es como la belleza: “Es difícil definirla, pero fácil de reconocerla cuando se percibe”. En la actualidad surgen voces que se quejan de “falta de LIDERAZGO”, específicamente en los ámbitos empresariales y político/administrativos. Es por ello que conformar(se) LÍDER no es un asunto de atributos innatos o extraordinarios, sino de preparación continua, a fin de que exista comunicación integral y congruente: la coherencia entre SER y DEBER SER. En primera instancia el LIDERAZGO se construye tomando en consideración los siguientes factores:

1.- Total reconocimiento de fortalezas y debilidades, para convertir amenazas en oportunidades.

2.- Potenciación de capacidades y competencias corporativas e individuales, a efecto de reducir al mínimo los errores.

3.- Adquisición de un conjunto de conocimientos y técnicas para comunicar con precisión y saber escuchar.

4.- Ajuste preciso a protocolos sociales e innovando acciones de empatía y desarrollo.

5.- Acumulación significativa de capital cultural, que lo sitúe en el lugar exacto donde las situaciones sociales lo requieran.

6.- Desterrar excesos personales que pongan en riesgo el trabajo de equipo y la convivencia social.

El proceso para alcanzar LIDERAZGO es muy similar a ir adquiriendo madurez e integridad como ser humano, ya que la vida misma y el círculo profesional-laboral son productos de una evolución que se va edificando con el paso del tiempo y experiencias. No todas las personas serán LÍDERES bajo los cánones del “éxito material”, pero sí muchos sujetos sociales están en posibilidad real para la adquisición de habilidades y destrezas que impulsen aptitudes directrices, actitudes decididas, posturas compensadas, que den como resultado acciones eficaces en las áreas donde se encuentren posicionados.

El LÍDER es una persona de conocimiento, experimentada, segura, motivada, capaz de comunicarse correctamente, que influya “en directo” y “a distancia” en los demás. El LIDERAZGO no tiene que ver con posiciones jerárquicas preestablecidas (sólo en casos de estructura organizacional sumamente vertical), sino del nivel de impacto positivo y certidumbre que despliega en su ambiente. Una característica básica de LÍDER es la habilidad para ganar, mantener y acrecentar la dirección en un equipo, desarrollando los aspectos que enumero a continuación:

A.- La construcción de una base sinérgica para que cada miembro del equipo actúe y aporte lo mejor de sí mismo, coadyuvando a que los objetivos planteados se alcancen con precisión.

B.- El establecimiento de una visión amplia, que no esté concentrada en el corto plazo, sino que proyecte a futuro para la planificación, organización, ejecución y evaluación de los programas y acciones que desee la organización. Esto produce una mejor toma de decisiones para continuar por el camino de la eficacia, o bien, tenga opciones para transformarse y seguir avante. Ello dota de oportunidades para la solución de disfuncionalidades mediatas y se está un paso adelante de aliados o competidores, según sea el caso.

C.- La permanencia de un alto sentido de pertenencia y seguridad, con el propósito de conseguir la misión, visión y metas de la organización, es decir: “Todos somos uno y uno somos todos”. Con lo anterior se está logrando que las personas estén plenamente identificadas con los objetivos generales, haciéndolos parte orgánica de la corporación, lo que es aliciente para el trabajo con entrega.

CH.- Ser prototipo de conocimiento, experiencia, congruencia, responsabilidad, tenacidad, entrega y compromiso.

Luego entonces, el LIDERAZGO no es importante por ser un atributo personal, sino porque en una organización lo nodal es que se posean capacidades para conceptualizar, dirigir, controlar y supervisar las tareas grupales, a fin de que se alcance un grado máximo de eficiencia y eficacia.

Una organización puede tener una planeación adecuada y una estructuración definida en lo operativo, pero no por ello sobrevivirá si no cuenta con un LIDERAZGO apropiado. Por el contrario, muchas organizaciones con una falta de planeación integral y hasta deficiencias técnicas en la organización y control han sobrevivido en virtud de que mantiene un LIDERAZGO dinámico.

La tipología del LÍDER depende de muchos aspectos y circunstancias, las cuales pueden variar y derivar de cualidades personales, culturales, académicas o experiencias vividas, entre otros factores, lo que determina distintos perfiles, como son:

De corte autoritario.- Es aquel que impone su actitud aprovechándose de la posición de mando que posee por jerarquización o herencia sin importar consecuencias. Éste tipo de LIDERAZGO moldea trabajos a forciori, que si bien pueden ser útiles en tiempos de situacionalidad crítica, no es correcto para la preservación y crecimiento de una corporación.

De corte conciliador.- Es aquel que procura por todos los medios posibles llegar a acuerdos con sus seguidores, a efecto de alcanzar metas consensuadas, evitando repercusiones negativas a posteriori. Sin embargo, este perfil no es adecuado al ciento por ciento, debido a que se crea un “círculo vicioso” que produce retrasos en la toma de decisiones y operación de programas y actividades definidas.

De corte circunstancial.- Es aquel que se adopta en casos extremos o temporales para resolver una situación de emergencia. Este perfil produce a la larga confusión, en virtud de que se puede formular en forma innata o fortuita. No se pueden ejercer “muchos” LIDERAZGOS, ya que hay distracciones en el proceso y un aumento de mandos disímbolos.

De corte carismático.- Es aquel que posee cualidades personales, que son aprovechadas para conducir satisfactoriamente a sus seguidores. Sin embargo, esto es impredecible, porque depende de la admiración o afectos de quienes participan, resultando una fórmula variable. En este tipo de LIDERAZGO –en muchas de las ocasiones- las decisiones no resultan las más adecuadas, sin embargo, hay que aprovecharlas en situaciones de innovación o confusión por el ambiente tenso o novedoso del caso que se trate.

De corte funcional.- Es aquel que siempre busca que sus estrategias y técnicas sean efectivas. Éste es productivo y eficaz, pero muchas de las veces adolece de cualidades personales (voz de mando, carisma, etc.). Por sus conocimientos y experiencias es aceptado por el equipo, pero sin crear vínculos permanentes de seguimiento perdurables y con sentido de lealtad. A este tipo de LIDERAZGO se le considera “técnico”. Este perfil es uno de los mejores, porque constantemente debe probar su rol directivo para lograr atención y ratificación de su posición. B.H.G.

NOTA IMPORTANTE: Extracto del Curso de Alta Dirección diseñado e impartido por el autor desde 2008.

Etiquetas: , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal