ANÁLISIS POLÍTICO Y SOCIAL, MANEJO DE CRISIS, MARKETING, COMUNICACIÓN Y ALTA DIRECCIÓN

Este es un espacio para conceptualizar, analizar, efectuar crítica y proponer estudios sobre política aplicada, marketing, comunicación, educación, métodos aplicados, alta dirección y proyectos sustentables. Contacto:baltasarhernandezgomez1@hotmail.com, baltasarhg@gmail.com

sábado, 20 de junio de 2009

EL BACKGAMMON POLÍTICO DE LÓPEZ OBRADOR


BACKGAMMON POLÍTICO DE LÓPEZ OBRADOR
Por Baltasar Hernández Gómez


De muchas cosas se le puede acusar a Andrés Manuel López Obrador menos de no saber mover sus fichas políticas. Su inserción directa y personal en el proceso electoral de Iztapalapa D.F. es muestra de que su estrategia va dirigida a poner a sus todavía correligionarios perredistas en una situación de rompimiento. Después de inclinarse por la candidata inhabilitada por el TEPJF, Clara Brugada, puso en claro varios puntos que no sólo cambiarán la correlación de fuerzas en ese importante bastión negro amarelo de la capital del país (1), sino que lo reposicionarán en las elecciones federales de 2012. A continuación expongo las derivaciones de esta táctica:

1.- Jesús Ortega Martínez abandona los protocolos: después de ser muy cuidadoso del lenguaje y las formas para referirse a López Obrador, el pasado 18 de junio lo llamó incongruente y traidor por convocar a militantes y simpatizantes del PRD a votar por los candidatos de los partidos del Trabajo y Convergencia. Al mismo tiempo puso al descubierto que la línea partidista será de ajuste con la estructura de legalidad del sistema político, es decir, el sol azteca surcará el escenario de control institucional, deshaciéndose de movilizaciones, paros, tomas de edificios y crítica a las autoridades interventoras de las elecciones.

Al definir sin ambages lo que representa López Obrador está ganando credibilidad en sectores sociales que observan como enemigo peligroso al “pejelagarto”, sin embargo esto no le significará votos. Por el contrario va a estar expuesto a la resta de apoyos de las bases que crecieron en la cultura de culto al caudillismo (primero Cuauhtémoc Cárdenas y ahora el tabasqueño) y de la presión contestataria.

2.- El “bueno” expulsado: el fallo del TEPJF abrió la rendija para que López Obrador cierre con broche de oro la larga crónica de una separación anunciada, pues al ponerse del lado de la candidata descalificada por el recurso de inconformidad de Silvia Oliva, asegurará el voto de grupos que no están con la directriz de los “chuchos”, que supone el desenvolvimiento en las entrañas del sistema político, creyendo que desde adentro, con concertacesiones seguirá siendo oposición. Acusado de traidor espera el juicio estatutario del PRD que lo colocará como mártir de las causas democráticas con la brújula apuntada al 2012, lo cual provocará rebatingas, salidas de militantes y enfrentamientos entre las tribus.

Convertido en “enemigo”, López Obrador enfocará su artillería comunicacional hacia el presidente Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, la “mafia” (como él mismo clasifica a quienes no comparten su visión política), PRI y las huestes de Jesús Ortega Martínez, utilizando su soledad como sello distintivo de que es el único opositor real de los partidos de centro y de derecha. Su mensaje sigue siendo de permanecer en el PRD, asegurando que no renunciará, pero esto no es más que el motivo de su inmolación a propósito.

3.- La nueva plataforma política: PT y Convergencia se convirtieron en los motores de propulsión del nuevo proyecto lópezobradorista. El PT recibirá miles de votos por el llamado a votar por sus candidatos y en específico por Rafael Acosta “Juanito” (2), quien aspira a la delegación de Iztapalapa. La jugada de backgammon que propone López Obrador es confusa, ya que las boletas electorales contienen el nombre de Clara Brugada y si los votantes cruzan su casillero se contabilizarán a favor de la candidata avalada por el TEPJF, Silvia Oliva. Lo que desea es que los perredistas voten por el candidato del PT para que, si es elegido, ceda el cargo a favor de la primera.

Con esta votación de carambola de tres bandas, el PT tendrá suficiente capital electoral para situarse como la tercera fuerza en el D.F. y seguir permaneciendo en el sistema de partidos a nivel nacional. Este partido y Convergencia están perfilados a ser la catapulta de López Obrador para lanzarlo, dentro de tres años, a la aventura proselitista como aspirante a la presidencia de la República.

4.- Coto reducido para seguir en las grandes ligas: no obstante que López Obrador estuvo a punto de haber sido presidente de México (poco más de trescientos mil votos fue la diferencia con respecto a Calderón Hinojosa) su arenga demostró rasgos de elevado autoritarismo, ordenando al candidato del PT a que ceda la delegación de Iztapalapa -si llega a ganar- a Clara Brugada; comprometiendo a Marcelo Ebrard a proponerla como titular de esta jurisdicción política en la Asamblea del D.F. y poniendo entre la espada y la pared a los legisladores capitalinos para que acepten dicha proposición.

López Obrador sabe muy bien que no recuperará los niveles de aceptación y mucho menos de sufragios obtenidos en el 2006 y por eso emplea la estrategia de backgammon para desplazar a los fuegos amigos y enemigos, quedándose en zonas geopolíticas delimitadas que le reditúen control y permanencia. Teniendo presupuestos, diputados, senadores, jefes delegacionales y una base social ávida de protagonismo y confrontación, seguirá explotando su figura mesiánica, para dirigir las nuevas tribus rojas y naranjas.

En Corintios, San Pablo señaló que así como los hombres que realizan trabajos son remunerados con dinero, los que se dedican a evangelizar deben ser sostenidos económica y moralmente para cumplir con el ministerio divino. López Obrador ha vivido, vive y pretende seguir haciéndolo de las finanzas partidistas. Ahora sus bancos serán el PT y Convergencia. Su caja de ahorros las aportaciones de los hombres y mujeres que consiguieron cargos de elección popular. Ser factótum le da seguridad en áreas geopolíticas bien delimitadas para consolidar feudos de dominación y presencia en el concierto nacional.

5.- La imagen autoritaria en acción: con un templete atiborrado y una masa que casi se comportaba como los romanos en el Coliseo, López Obrador se apoderó del micrófono para dejar subrayado que él y nadie más que él puede ser el fiel de la balanza para poner y quitar las piezas del backgammon político y así concretar su proyecto de hegemonía en varias regiones del país. Al voltear a su flanco derecho denigró al candidato del PT, apuntándole que no es él por quien votarán, sino por la estela de su figura y el trabajo de Clara Brugada. Sin conocer el nombre del aspirante petista (incluso le pidió su nombre y apellidos para invocarlo frente a la masa deseosa de un nuevo sermón de la montaña) lo hizo juramentar que si obtiene el triunfo electoral tendrá que otorgar el mandato a la candidata inhabilitada.

En el cuadrante izquierdo levantaba el brazo de la ex-candidata Brugada hinchada de orgullo por estar siendo apapachada por la vaca sagrada tabasqueña, luciendo una sonrisa y una mirada como si ya estuviera despachando en la delegación más poblada del D.F. En repetidas ocasiones López Obrador la volteaba a ver con una mirada de complicidad y autosuficiencia por la aceptación de su discurso. ¡Mira cómo los tengo! parecía decir sin palabras.

La imagen de López Obrador es digna de ser comparada con un fascista disfrazado de santo patrono de las causas nacionalistas. Como sea, hay muchas personas que ante la falta de alternativas para salir de la crisis moral y económica del mundo globalizado, encuentra en este temperamento una vía de escape a su realidad: en su interior piensan que es mejor ser parte de un movimiento comandado por un “mesías” que permanecer en solitario, aguantando el embate de la crisis.

6.- El asunto oculto: La estrategia de López Obrador está dirigida a pulverizar al PRD, a fin de que no tenga capacidad de maniobra y mucho menos de crecimiento. Se llevará a miles de simpatizantes y militantes al PT y Convergencia sin lugar a dudas, dejando a las tribus perredistas con jefes vestidos para la guerra, pero sin tropa para llevar a cabo los quehaceres de propaganda, convencimiento, afiliación y organización.

Si bien es cierto que continuará con el rol de salvador de la patria, el “pejelagarto” está abriendo brecha para que el PAN y PRI aumenten capitales electorales por la política de miedo a no acercarse a un perredismo caníbal y oportunista. De las cenizas de un PRD bombardeado por dentro y por fuera, su imagen de liderazgo resurgirá en el D.F., Guerrero, Michoacán, Oaxaca, estado de México, Tabasco, entre otras entidades federativas, dejando una estela de divisionismo en el partido que hasta hace poco tiempo era considerado como real oposición.

Su nueva aspiración no es conquistar la primera magistratura de la Nación en 2012, pero sí conformar un liderazgo focalizado en varios estados, para proseguir con su modus vivendi. A estas alturas no se sabe a ciencia cierta si López Obrador tiene la consigna de desaparecer al PRD, adueñarse de los partidos del Trabajo y Convergencia, hacerle el caldo gordo a su ex-partido PRI, facilitarle el último trienio al gobierno calderonista, o bien, constituir un nuevo organismo político. B.H.G.
*******************************************************************
(1)En dicha delegación el PRD obtuvo en la pasada elección 500 mil votos, lo que representa el 30% de su capital político en el D.F.

(2)Este candidato tiene un perfil sui géneris, pues visiblemente es una persona que no transmite una imagen conocimiento, honorabilidad y respeto. Enfundado en una caracterización de “patiño”, se coloca una banda tricolor en la cabeza, recordando la figura picaresca de Rubén “El púas” Olivares (ex-campeón mundial de boxeo en la década de los años setenta). Se le percibe como un hombre sin recursos políticos y muy manejable a las exigencias del “presidente legítimo”.

Etiquetas: , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal