ANÁLISIS POLÍTICO Y SOCIAL, MANEJO DE CRISIS, MARKETING, COMUNICACIÓN Y ALTA DIRECCIÓN

Este es un espacio para conceptualizar, analizar, efectuar crítica y proponer estudios sobre política aplicada, marketing, comunicación, educación, métodos aplicados, alta dirección y proyectos sustentables. Contacto:baltasarhernandezgomez1@hotmail.com, baltasarhg@gmail.com

viernes, 6 de marzo de 2009

EL SIGNIFICADO DE LOS LIBROS


SIGNIFICACIÓN DE LA OBRA ESCRITA
Por Baltasar Hernández Gómez

El escritor no sólo escribe lo que quiere, pues además de que desea verter su pensamiento debe tener presente para qué, para quién y cuándo debe hacerlo. La estrategia del autor debe contemplar a los lectores como destino, para posicionar su obra en el sitio imaginado desde la formulación de la idea original.

La obra no tiene un significado establecido o inalterable en las palabras, pues el “todo” es el que verdaderamente mueve la apropiación e interpretación de los conceptos. El significado no debe ser entendido como un panorama tasado por la métrica semántica o la composición de las ideas, toda vez que la integridad del contenido es el evento que rompe el estatismo del lector. Al leer se fragmentan paradigmas y sucede lo que todo escritor requiere: la palabra dice, transporta y sugiere la imaginación del lector.

La tesis de Stanley Fish establece que la importancia del mensaje radica en el significado que asume el lector. La obra además de contar con significados explícitos en la estructuración de códigos comunicacionales, está llena de conceptos que van produciendo procesos cognitivos y emotivos en los lectores. Las frases encarnadas en los textos contienen el detonante para que “suceda algo” en la percepción de quien la lee. Es en este momento cuando se disparan los significados en una y mil direcciones.

Los términos utilizados no son símbolos denotativos, sino motores que originan interpretaciones. Es por esto que las palabras no “dicen”, sino “hacen”. Cuando un lector muestra su admiración por lo que “dice” la obra se está refiriendo realmente a lo que “hace” el contenido del escrito en él. El texto literario hace que la racionalidad y lo emotividad se proyecten, amoldándose a los referentes establecidos, pero también explorando modelos de pensamiento insospechados.

La obra literaria se convierte en un elemento que provoca un estado alterado, por medio del cual se tiene la ocasión para asomarse a nuevas ventanas de la vida, penetrando al mismo tiempo en mundos similares y diametralmente distintos a la experiencia cotidiana. En dicha posición el autor y lector se colocan en una zona que pueden comunicarse, es decir, ponerse en común, toda vez que los códigos visibles e intangibles del texto pasan a ser ideas y sentimientos compartidos, ya sea por reflejo de su modo de vida, o bien, por proyección.

El ser y el deber ser se fusionan en una fórmula de identificación donde el escritor captura al lector y éste último hace suya la obra. He aquí la significación de los mensajes que deseó transmitir el autor y los que quiso encontrar el lector al adquirir la obra. Luego entonces: ¿Qué es la significación en la obra? Sencillamente lo que tiene sentido vital para quien lee.

Algo es significativo cuando representa un motivo real o potencial para seguir viviendo: vivir en equilibrio; vivir con más y mejores habilidades; vivir con sentido abierto y crítico, vivir feliz, etc. Vivir, no sobrevivir. B.H.G.

Etiquetas: , , , , , , ,

1 comentarios:

A las 26 de agosto de 2009, 14:44 , Anonymous Anónimo ha dicho...

pras pnejadaz
dcn
cabronnnn
jejjejee
loz amooo


proo specialmentee
amii cziitha

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal