ANÁLISIS POLÍTICO Y SOCIAL, MANEJO DE CRISIS, MARKETING, COMUNICACIÓN Y ALTA DIRECCIÓN

Este es un espacio para conceptualizar, analizar, efectuar crítica y proponer estudios sobre política aplicada, marketing, comunicación, educación, métodos aplicados, alta dirección y proyectos sustentables. Contacto:baltasarhernandezgomez1@hotmail.com, baltasarhg@gmail.com

lunes, 16 de febrero de 2009

ESTRATEGIAS PARA SEGUIR GOBERNANDO EL ESTADO DE GUERRERO, MÉXICO


REFORMULARSE Y NO MORIR EN EL INTENTO
La estrategia política del gobernador de Guerrero a 2/3 de ejercicio de Poder.
Por Baltasar Hernández Gómez


La razón de ser de la praxis política moderna está fundamentada en cómo, cuándo y dónde se obtiene, mantiene, fortalece y aumenta el Poder. Estos factores son el verdadero motor que impulsa a partidos y políticos a desarrollar sus actividades. Pensar que dichos actores basan sus cometidos en la pureza democrática es algo así como padecer amnesia o no admitir la realidad, pues es innegable que los partidos, organizaciones corporativas y personas que acceden a la esfera de “lo político” tienen intereses y aspiraciones que van más allá de la búsqueda del bien común.

Lo que la mayoría de los ciudadanos visualizan de la práctica política son los lemas y propuestas epidérmicas de candidatos para agenciarse votos y así alcanzar un cargo de elección popular como llave maestra para ingresar a la exclusiva área de decisiones. Las banderas que despliegan están bordadas con los conceptos de igualdad, nacionalismo, libertad y mejoramiento, que como asépticos códigos de identificación social, esconden los fines de control y dominación inherentes a sus propósitos políticos.

Detrás de las aspiraciones sociales o humanistas que motivan a alguien a moverse en los sinuosos senderos de la política, como por ejemplo el mejoramiento de las condiciones de vida de sus congéneres, está el anhelo de alcanzar posiciones de Poder. Al fin y al cabo cuando alguien toca, aunque sea de refilón la superficie de “lo político”, es difícil que salga sin mancharse el plumaje y recobre su cualidad de ciudadano común y corriente.

El proyecto del gobernador del estado de Guerrero, Zeferino Torreblanca Galindo (2005-2011), aglutina fines que traspasan la simple conquista del poder público como reto para solucionar los problemas de la entidad. Desde esta óptica se puede asegurar que es un plan (sin inferir o calificar valoraciones de ningún tipo) para consolidar su influencia en el plano regional y nacional.

Es inminente que los guerrerenses vamos apreciar la estrategia de reposicionamiento de Torreblanca Galindo, que estará focalizada en abarcar un espectro preferencial ciudadano extendido en el último tercio de su mandato, más aún cuando el factor “cercanía social” ha sido dejado en zona de acotamiento. Si bien es cierto que la figura y nombre del gobernador no figurarán en spots audiovisuales, debido a las disposiciones electorales vigentes, sí habrá un manejo subliminal de actos y obras realizadas, tratando de equiparar y superar los modelos mercadológicos que están dando éxito al presidente de la República y a su homólogo del estado de México, Enrique Peña Nieto, por ejemplo.

La tesis aplicada ha girado en torno al saneamiento de los espacios administrativos y financieros; establecimiento de nuevos tipos de relaciones con partidos políticos y organizaciones sociales; presencia y obras en zonas marginadas del estado, foros nacionales, así como movimientos para “enderezar entuertos”, entre otras cuestiones. La imagen transmitida en los tres años y medio de gestión gubernamental no ha consolidado la figura de político en el cuadrante de sencillez, frescura, satisfacción por servir, concertador, abierto a las críticas (de aliados, adversarios, intelectuales, etc.), cumplidor de las promesas de campaña y cercano a la sociedad, lo cual produjo un alejamiento de la sociedad y el partido que lo propulsó (Partido de la Revolución Democrática).

El efecto positivo “Z” que construyó a su paso como alcalde del municipio de Acapulco se desinfló por recurrentes acusaciones de soberbia, nepotismo, amiguismo y actos de corrupción en las áreas de recursos humanos y materiales del gobierno estatal. No es que los sureños deseen repetir estilos arcaicos de hacer política, sustentados en demagogia, clientelismo o escenarios faraónicos, como se habían dado en el régimen cuasi-unipartidista del Partido Revolucionario Institucional, pero la sociedad está exigiendo lo que le corresponde y no existen las condiciones necesarias para concretarlo en un sexenio y menos con un estilo de gobernar inflexible y alejado de la gente…..”Será el sereno” como dice el adagio popular.

A lo mejor se ha pedido mucho a Zeferino Torreblanca Galindo, debido a que desde el inicio de su mandato ha tenido que lidiar no sólo con acontecimientos presupuestales negativos, presión de medios de comunicación, cauda inmensa de rezagos y reacomodos no previstos a nivel regional, nacional e internacional, sino también con complicaciones generadas por los intermitentes desaciertos de su círculo más cercano de colaboradores.

Gobernar no es cuestión fácil, pero tampoco es una misión imposible, si no ¿Para qué introducirse en el ámbito público? Indiscutiblemente la política no es únicamente ciencia, sino también arte y técnica que debe realizarse, contando con elementos personales y de equipo óptimos.

No se puede demandar un “paquete político-comunicacional” que contenga semblante, discurso y actuación empática cuando el gobernador de Guerrero ha acudido al coliseo social para defender lo propio, pero sobre todo lo ajeno. Como sea, las alarmas encendidas en esta etapa de gobierno están exigiendo cambios de forma y contenido. Dar por aceptado el axioma de que su cometido político concluye en la gubernatura es algo que además de ingenuo resulta ilusorio, toda vez que su experiencia exitosa durante los últimos años incubó -se reconozca o no- la aspiración de irrumpir en esferas políticas más elevadas. Es innegable que el lugar donde se encuentra lo consiguió por el voto y no como lo señalan teóricos de la conspiración o complotistas, que suponen arreglos élite con las cúpulas del PRI, PRD y PAN. Por tanto, el paso lógico que buscará dar es introducirse de lleno al ámbito nacional, teniendo como cimiente el bagaje de apoyo que lo ha llevado hasta la más alta posición política en Guerrero.

Si Zeferino Torreblanca Galindo aspira a alcanzar una posición en el cónclave cardenalicio del presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa, tendrá que reforzar sus ejes de acción, tales como: presencia, contacto, credibilidad, posicionamiento, cumplimiento y entrelace, a través de una estrategia que lo aproxime positivamente con los sectores sociales y políticos, en sus diferentes estratos y turnos. En los escenarios prospectivos para ZTG se manejan varias posibilidades, que van desde una curul en el Senado hasta el intento por una candidatura a la presidencia de la República, pasando por un cargo de primera línea en el penúltimo año del mandato de Calderón Hinojosa. Como sea que fuere, si es que aspira a elevar su tótem o simplemente retirarse a la vida mundana, necesita tener presente que:

1.- Muchos guerrerenses sintieron la certidumbre que se acabarían rituales del pasado y que habría un ejercicio de sanción ejemplar contra funcionarios corruptos, pero nada. No es que haya un sentimiento de barbarie contra los regímenes del pasado, pero a casi cuatro años, no ha habido asomo de un proceso que sirva para demostrar el tamaño de la contundencia y voluntad del gobierno del cambio. ¿Será demasiado tarde? ¿Existieron o existen las pruebas suficientes y el ánimo para hacerlo?

2.- La imagen es la manifestación más próxima para la videns popular y por ello es urgente que se transmitan acciones que impacten a la mayoría de las clases sociales en las siete regiones del estado, a fin de alcanzar un firme posicionamiento como gobernante que “cumplió, cumple y seguirá cumpliendo”. Hasta ahora cada Secretaría muestra resultados por separado, sin hilo conductor y en diferentes momentos, lo que instala en el consciente colectivo una sensación fragmentada y de desconocimiento acerca de los alcances gubernamentales. No basta informar de lo que acontece, sino subsanar las disfuncionalidades. En este sentido no puede repetirse el esquema “gana todo, todos ponen, ellos pierden porque están en el error o porque no entienden los objetivos supremos”.

3.- Aunque haya dilación para efectuar cambios en los despachos, sea porque esto puede interpretarse como debilidad o personalísima forma de asumir el concepto de lealtad o transigir a pedimentos de opositores, la verdad es que es una prioridad llevarlos a cabo. No sólo es cuestión de nombres, sino de desempeños. Resulta inverosímil que se acepten, defiendan, obvien y hasta cubran impericias, en virtud de que esto le ha restado un importantísimo capital político y social al gobernador.

Mucho de lo que hemos visto se inscribe en una escena digna del surrealismo: equivocaciones en actuación, nula efectividad comunicativa, planteamientos inconsistentes, mal manejo de programas e ideas, supuestos apoyos para oponentes políticos desde la estructura institucional, pero sobre todo escasos hechos significativos para promover. Si no hay relevos mínimamente tiene que darse una capacitación/ entrenamiento homogeneizador que suba a todos en la barca de la eficiencia y eficacia, con el objeto de lograr contundencia, a fin de que en los próximos meses esto se traduzca en percepción democrática favorable, compenetración y retroalimentación.

4.- El PRD es el instituto político que puede ofrecer la mejor posibilidad para enfrentar los potenciales avatares en Guerrero, toda vez que ningún otro partido puede dar un nivel de sustentación para que se prosiga la labor de gobierno sin fisuras. Por ello, tienen que abrirse los cauces de diálogo y concertación con las fuerzas reales de este partido, así como en la composición estructural y operativa del nuevo Congreso estatal y Ayuntamientos. Esta táctica tiene que ejecutarse a pesar de que dicho partido se revuelve entre incongruencias, defecciones y perdones a quienes trabajaron en contra. Sería insólito que a estas alturas se recurra a alianzas con el presidente de la República, PAN y PRI para desarticular al PRD y/o al lópezobradorismo en la entidad, a fin de preservar el establishment.
Un corolario categórico en política es que no hay aliados o enemigos para siempre y por ello tendrá que desarrollar una operación análoga con Convergencia y la “chiquillería” partidista en el estado, además de hacer contacto con los gobernantes locales y legisladores del PRI, a efecto de asegurar equilibrios para no frenar el funcionamiento de la hacienda pública, programas sociales, obra pública y gobernabilidad. Si no lo hace el gobernador, lo hará Chavarría o algún otro político de la oposición.

5.- Como dice a cielo abierto un burócrata del sector educativo, que enfrentó un grave conflicto de legitimidad y control en el instituto de educación media superior Conalep, la consigna que se aplica a adversarios es: “cuando haya trabas debes dejar bien claro que no lo puedes resolver, porque primero lo tienes que ver, después transmitir y al último esperar línea”. Esto aparentemente otorga tiempo para desgastar, pero lo único que hace es poner al rojo vivo la coyuntura, ya que intenta dilatar ad infinitum el conflicto, esperando una salida a favor, ya sea por olvido o cansancio. Si tal filosofía o tratamiento estatal es cierto, luego entonces, podemos explicarnos por qué tantas complicaciones. ¿Para qué crear ciclones en un vaso de agua? ¿Para qué incrementar amenazas estando el suelo tan parejo? Hay que erradicar esta supuesta instrucción, que ha logrado aumentar la presión en distintos frentes de la administración pública.

6.- Si en verdad hay asesores que saben proyectar análisis de política comparada y atraerlos al escenario regional ¿Por qué no se ponen en práctica? La estrategia del Ejecutivo Federal para impulsar la Reforma Energética -que hace 7 meses lo puso en una situación de fragilidad extrema, ahora se reconvirtió en un espectacular triunfo político con injerencia económica global- debe ser tomada muy en cuenta para diseñar estrategias que den salida a facturas estatales pendientes en los temas de educación, gobernabilidad, política electoral, obra pública, procuración de justicia y seguridad………Continuará. B.H.G.

Etiquetas: , , , , , , , ,

1 comentarios:

A las 19 de febrero de 2009, 22:13 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Buen årtículo.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal