ANÁLISIS POLÍTICO Y SOCIAL, MANEJO DE CRISIS, MARKETING, COMUNICACIÓN Y ALTA DIRECCIÓN

Este es un espacio para conceptualizar, analizar, efectuar crítica y proponer estudios sobre política aplicada, marketing, comunicación, educación, métodos aplicados, alta dirección y proyectos sustentables. Contacto:baltasarhernandezgomez1@hotmail.com, baltasarhg@gmail.com

martes, 13 de septiembre de 2011

QUINTO INFORME DE FELIPE CALDERÓN HINOJOSA: UNA LLUVIA DE METEORITOS.



QUINTO INFORME DE GOBIERNO DE FELIPE CALDERÓN HINOJOSA

Por Baltasar Hernández Gómez


Primer asteroide:

Rodeado de funcionarios federales, legisladores, intelectuales orgánicos del sistema, comunicadores, militares, marinos, policías federales, gobernadores e invitados especiales, Felipe Calderón Hinojosa se hinchó de orgullo cuando en la lectura resumida de su Quinto Informe de Gobierno señaló que:

“…….han sido capturados o abatidos 21 de los 37 líderes criminales más peligrosos que operaban en México, y vamos por el resto de ellos. Y no se trata sólo de los líderes, sino de toda su estructura”.

Qué bueno que el titular del Ejecutivo federal insista en tratar de demostrar buenos resultados en su “guerra contra el crimen organizado”, sin embargo, en lugar de que México tenga un clima social equilibrado, justo y próspero en todos los sentidos materiales y humanos, la inseguridad se incrementa día con día.

Fuego contra fuego no es la fórmula que va a extirpar la violencia imperante, pues la realidad demuestra que mientras se detuvieron o eliminaron a 21 criminales de alta jerarquía, de acuerdo a las estadísticas elaboradas por las fuerzas armadas y dependencias policiacas, existen más de 50 mil personas asesinadas que se encuentran en fosas comunes o tumbas con nombres y apellidos, y otras más están en calidad de desaparecidas.

La verdad es que de poco vale que atrapen a las cúpulas, ya que en las calles continúan libres miles de jefes de plaza y gente operativa de la mafia haciendo de la extorsión, secuestro, asesinatos, desapariciones, venta de productos ilegales, trata de personas, prostitución su modus vivendi. La eficacia y los resultados comprobados brillan por su ausencia.

La obstinación que llevó al actual gobierno al descrédito total sigue viento en popa y a toda vela. ¿Hasta cuándo visualizaremos y sentiremos un cambio que traiga paz y armonía, para luego trascender al desarrollo sustentable y equitativo?

Segundo asteroide:

Felipe Calderón Hinojosa otorgó reconocimientos a:

“La lealtad y al patriotismo de las Fuerzas Armadas en México: al Ejército y a la Marina. Su participación firme y valiente ha sido decisiva en la defensa de México. Igualmente, a los policías federales, ministeriales y ministerios públicos honestos, que arriesgan su vida todos los días por el bien de México”.

¡Bravo Sr. Presidente! Lo único que olvidó es honrar a los millones de mujeres y hombres que todos los días salen a trabajar, a estudiar, al mercado, a las oficinas de gobierno, a las instituciones bancarias, a dejar a los hijos a las escuelas, a hacer ejercicio, a la biblioteca, al cine, a la playa, a la carreteras y hasta depositar la basura. Mexicanos que dejan sus hogares todos los días sin chalecos antibalas, sin cascos, sin fusiles y sin capuchas negras, para seguir levantando a sus familias. Ellos, tú, nosotros no fuimos homenajeados, bueno, ni siquiera nombrados.

Desde la óptica del gobernante que abusa de la terquedad y las facultades constitucionales y metaconstitucionales, la sociedad aparece como masa numérica sin rostro, corazón o razón. El Ejecutivo federal olvidó conscientemente la sensibilidad tan pregonada por sus correligionarios panistas de cepa cuando pregonan los principios más elevados del cristianismo, capitalismo y el bien común. En el hoy y el ahora sólo existen escaramuzas, detenciones, incautaciones, dolor, desconfianza, muerte y desolación.

Tercer asteroide:
Y admitió en su discurso:

“Poco a poco se ha abierto una brecha entre los ciudadanos y la política y, sencillamente, los ciudadanos no se sienten representados por sus políticos”.

Reconocerlo públicamente es un logro en sí, pero esto dista mucho de que Felipe Calderón Hinojosa realice acciones contundentes en el año que le falta para traspasar la banda presidencial a su sucesor o sucesora. De la misma forma retórica, que más bien se oye demagógica, reconoció hace dos meses, en el alcázar del castillo de Chapultepec, que tiene una deuda con las víctimas de la violencia, pidiendo incluso perdón por los daños infringidos, sin embargo, esto no ha significado ningún cambio en la estrategia de combate al narcotráfico. Siguen las muertes, el horror, la paralización social y en muchos lugares hasta productiva.

La clase política blanquiazul abrió una enorme zanja de legitimidad que la separa de la ciudadanía, lo cual representa un alejamiento que se traduce en abstencionismo, falta de participación y en la amenaza latente de que el tejido social se descomponga de tal forma que existan posibilidades de ingobernabilidad global, que serán difíciles de arreglar en el corto y mediano plazo.

El Ejecutivo federal asumió que haciendo elecciones más costosas y vistosas, concertacesionando con partidos políticos e inundando de spots propagandísticos es como se arreglarán las situaciones anómalas del país. Craso error, pues la base societal está años luz separada de la clase política dominante, que cada día se separa de los sentimientos y necesidades reales de la población.

Se observa muy complicado que vaya a efectuar un movimiento democratizador, quitando poder a la partidocracia y permitiendo ejercicios reales de ciudadanización. Para él y su grupo lo más importante en lo que queda del año 2011 y el siguiente es posicionar candidatos, ganar elecciones a como dé lugar y lo demás que ruede en la infamia del desprestigio.

Cuarto asteroide:

Dio medalla de buena conducta a la sociedad cuando afirmó que:

“Gracias al esfuerzo de todos los mexicanos, hoy tenemos finanzas públicas sanas y un sistema financiero sólido. Ello nos permite afrontar y superar las muy difíciles condiciones que vemos en la economía internacional”.

Gracias a los millones de mexicanos que han tenido que bajar expectativas de vida (soportar desempleo o trabajos pésimamente remunerados, aguantar carestías y desabasto de productos, comer menos, reducir la compra de satisfactores familiares, retirar a sus hijos de escuelas privadas, negar momentos de regocijo cultural, deportivo y de diversión, entre otras cosas de vital valía).

No avizora que el “apretón de cinturón obligado” de cientos de miles de familias va a tener una recompensa en la elevación de los niveles de vida. Su reconocimiento tiene como fin el baño de pueblo, el populismo verborreico tan necesario en el último año de gestión. Sus palabras connotan un ¡Gracias! al estoicismo nacional que ha permitido tener finanzas públicas sólidas en el plano internacional ¿Y el dinero en el bolsillo? ¿Y los trabajos dignos? ¿Y la educación y la vivienda?

La macroeconomía si bien es un indicador de fortaleza estructural, en los años recientes no ha repercutido en aumentar el bienestar familiar y de la sociedad entera. La lectura concreta es: debemos seguir los lineamientos del Banco Mundial y el FMI. Punto.

Quinto asteroide:

Y otra “perla” del mandatario nacional se ensartó en el hilo de la cadena de buenas intenciones que fue su discurso público cuando dijo:

“Hoy, cada año se gradúan en México más de 100 mil ingenieros o técnicos; es decir, más que en Alemania, más que en Canadá, más que en Brasil. Además, para que los niños y jóvenes no abandonen sus estudios por falta de dinero, hoy más de seis millones de jóvenes o niños tienen el apoyo de una beca Federal”.

100 mil nuevos profesionistas y técnicos que van a engrosar seguramente al ejército de desempleados o subempleados. Sr. Presidente: no debe olvidar que vivimos en México y no en países del primer mundo económico y del paradigma brasileño. Ingenieros y técnicos que van a realizar seguramente labores de plomeros, electricistas, carpinteros e intendentes sin ningún tipo de prestaciones, pero sobre todo desconociendo cuándo van a llevar a cabo trabajos en casas u oficinas, para obtener recursos contantes y sonantes y llevarlos al seno familiar.

Becas de supervivencia, que no alcanzan a mantener a flote la compra de útiles, libros, pasajes, alimentos y vestimenta. En las escuelas públicas y privadas se observan tasas de deserción elevadas y cada vez son más los miembros de las familias que tienen que trabajar, dejando de lado aspiraciones de superación.

Sexto asteroide:

Para el presidente Calderón México está mejor que nunca:

“En telefonía móvil, en internet, en televisión de paga, los consumidores han visto este año importantes reducciones en sus pagos, gracias a que hay mayor competencia. Sé que falta mucho por hacer y que debemos redoblar el paso”.

¿Cómo se dieron las concesiones? ¿Por qué ha permitido la guerra entre Slim y Salinas Pliego que ha provocado confusiones y malos servicios? Qué trivial suena este párrafo ante las calamidades sociales y económicas que padecen cotidianamente millones de mexicanos.

Habrá más meteoritos…….B.H.G. Ω

Etiquetas: , , , ,

1 comentarios:

A las 19 de abril de 2012, 10:44 , Anonymous Anónimo ha dicho...

muy buena critica me agrado FELICIDADES. me sirvio de mucho

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal